• Baalbek, a la sombra de Jomeini - Tomás Alcoverro
    Artículos

    Baalbek, a la sombra de Jomeini

    En un automóvil con matrícula diplomática he entrado en Baalbek, ciudad famosa por sus ruinas romanas, por sus ostentosas plantaciones de hachís, y ahora por los milicianos chiitas que la han convertido en símbolo de su revolución islámica, y en la capital de enfebrecidos comandos, dispuestos a inmolarse en atentados suicidas contra los enemigos de Alá y servidores de Occidente. Si en este tiempo el acceso a Baalbek de forasteros y extranjeros —han pasado los días alegres de aquellos festivales de verano cerca de las columnas de Júpiter— no era muy bien visto, ahora no es recomendable. Los milicianos recelan de cualquier persona que entre en la ciudad, sobre todo…

  • Baalbek, poesía, terror y música - Tomás Alcoverro
    Artículos

    Baalbek, poesía, terror y música

    Me aconsejaron mis vecinos no ir a Baalbek porque soldados y malhechores escapados de la cárcel se habían enzarzado en sangrientos enfrentamientos con los militares. Murieron varias personas y la tropa buscaba a un tal Abu Sale, de la tribu de los Zeaiter, que con la de los Jafar impone su ley sobre traficantes de drogas, de hachís de la Bekaa, fronteriza con Siria. En la ciudad del sol se celebraba un taller de poesía en el que jóvenes estudiantes de español debían comentar y elegir algunos poemas del gran artista de la palabra Said Akl, considerado como el Victor Hugo local. Había intentado adaptar el abecedario latino al dialecto…